Serie “Espejismos y Añoranzas”

Como siempre el Arte y su producción, lo quiera o no, está inmerso en un contexto histórico que finalmente lo determina de una u otra forma. La ciencia y la tecnología acaban por dejar su huella en las producciones artísticas, esto puede observarse en muchos momentos de la historia. La tecnología actual por ende, sirve hoy para proyectar su influencia en el Arte contemporáneo, de ello es ejemplo este trabajo en el que la computadora se convierte en un buen instrumento para plasmar y expresar aquellas ideas que se encuentran en esa “extraordinaria maquinaria” que es el ser humano, sin embargo, el uso de la alta tecnología no asegura un resultado extraordinario en todos los casos y los ejemplos en la Historia del Arte no siempre son las obras producidas con la alta tecnología de su tiempo.

El arte no puede definirse por el uso o no de determinado instrumento o determinado material. En este sentido, parece que deberíamos ser mas ecuánimes en la recepción de los calenturientos mensajes de los medios de comunicación masiva, el mercantilismo y el desarrollismo de nuestras mentalidades, siempre acostumbradas a sobrevalorar acríticamente lo que nos viene de fuera. No obstante, no es el momento de hacer círculos cerrados e incomunicados. Debemos estar en nuestro tiempo, sí, pero de una forma mas crítica, para usar la tecnología antes que ella nos use a nosotros y creo que la artista es consciente de ello.

Gladys Villegas se ha caracterizado siempre por su pragmaticidad y su agilidad, o quizás avidez por sacar lo mejor de las situaciones. Y esta situación actual llena de neobarroquismos epistemológicos, educacionales, éticos y artísticos, convienen bien a la artista. No concibo a esta artista detallando un dibujo académico o pintando al óleo conceptos bucólicos, que por cierto vienen bien a otros pintores que son rechazados por los ámbitos académicos, intelectuales o seudointelectuales, o artísticos por no citar otras humanidades o faunas mayores.

El trabajo de Gladys Villegas es hijo de este tiempo caleidoscópico, saturado y abigarrado de conceptos en choque, aperturas y nueva tecnología, aunque claro está, algunas de ellas son arma de poder. Vivimos una era de simulacros y de recorte de planos que se superponen, de realidades que se autocitan para estructurar esa masa informe que llamamos realidad. Nuestro espacio ya no es nuestra nación sino el mundo entero. Sin embargo, esta artista no ha querido explícitamente sugerir estos contenidos. Solo quería internarse en la “selva civilizada de la tecnología” para experimentar ese placer “estético” de comunicarse con la máquina y crear el mundo virtual del Arte. Su interés era yuxtaponer planos, tejer realidades de una forma neobarroquizante, hilvanando recuerdos que han atravesado quizás sus capas de hierro, para visitar el centro interior de su existencia.

Ella ha viajado, este trabajo no podría entenderse sin ese conocimiento, por eso los planos se superponen, sus espacios geográficos distantes acercados por el avión: Túnez, Marruecos, el pueblo de Pals en la Cataluña, el sur de Francia, Bélgica, España, tienen recuerdos inolvidables que quedan grabados en esta intertextualidad visual. Todo ello conforma un tejido, un texto que se ha tejido a través de una máquina: a base de fotografías, postales, imágenes de revistas, ruinas del norte de África con hoyos y ventanas, por las que una mirada de mujer ve este extraño mundo masculino y unidireccional. Este es el contenido que la artista no necesitó expresarlo explícitamente. Todo se encuentra en ella desde su nacimiento y sale en cuanto habla y lo expresa porque está convencida de ello.

Si hurgamos en sus imágenes encontramos ventanas que señalan huecos donde se apresa el principio femenino, también hay balcones para ver un dulce y vacacional mar que se abre. Y aquí, la sonrisa y la alegría de vivir de Gladys se hace presente, también en sus colores aflora la alegría y el relax. Ella sólo ha querido jugar, siempre juega, pero aún en este juego ella emerge en esta exposición, que también es un guiño de su personalidad.

Dr. Noé Capistrán García
Catedrático de la Facultad de Artes Plásticas
Universidad Veracruzana

Serie de Espejismos y Añoranzas 1
Serie de Espejismos y Añoranzas 1
Serie de Espejismos y Añoranzas 2
Serie de Espejismos y Añoranzas 2
Serie de Espejismos y Añoranzas 3
Serie de Espejismos y Añoranzas 3
Serie de Espejismos y Añoranzas 4
Serie de Espejismos y Añoranzas 4
Serie de Espejismos y Añoranzas 5
Serie de Espejismos y Añoranzas 5
Serie de Espejismos y Añoranzas 6
Serie de Espejismos y Añoranzas 6
Serie de Espejismos y Añoranzas 7
Serie de Espejismos y Añoranzas 7
Serie de Espejismos y Añoranzas 8
Serie de Espejismos y Añoranzas 8
Serie de Espejismos y Añoranzas 9
Serie de Espejismos y Añoranzas 9
Serie de Espejismos y Añoranzas 10
Serie de Espejismos y Añoranzas 10
Serie de Espejismos y Añoranzas 11
Serie de Espejismos y Añoranzas 11
Serie de Espejismos y Añoranzas 12
Serie de Espejismos y Añoranzas 12
Serie de Espejismos y Añoranzas 13
Serie de Espejismos y Añoranzas 13
Serie de Espejismos y Añoranzas 14
Serie de Espejismos y Añoranzas 14
Serie de Espejismos y Añoranzas 15
Serie de Espejismos y Añoranzas 15
Anuncios

Un comentario sobre “Serie “Espejismos y Añoranzas””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s